Valentino Rossi duda entre Yamaha y Ducati
La temporada de Valentino Rossi no está siendo la mejor. A decir verdad, desde su fichaje por Ducati no es que haya obtenido los resultados esperados. Il Dottore no termina de dominar su montura e incluso es superado en muchas carreras por su compañero de equipo Nicky Hayden. Valentino ha tenido desde su fichaje una relación bastante tormentosa con la marca italiana, que en ningún momento ha sabido darle al piloto lo que quería. Ahora, Rossi se debate entre regresar a Yamaha, donde tendría que compartir equipo con Jorge Lorenzo (¡ya saltan las chispas!), o seguir en Ducati sabiendo que su próxima temporada volvería a ser una incógnita.

Y es que Valentino le ha pedido a Audi que se involucre de lleno en la Ducati para darle una moto ganadora, pero como sabemos, eso no es tan fácil y a día de hoy Yamaha y Honda están no uno, sino dos pasos por delante. De hecho, no hace mucho, Valentino se postuló para el asiento de la Honda oficial del año que viene, pero ha desistido en su insistencia pues está más que cantado que Dani Pedrosa y Marc Márquez pilotarán las Honda oficiales en 2013 si Dorna mantiene su decisión de abolir la norma que impide a pilotos noveles llevar motos oficiales el año de su debut en la categoría.

Recordemos que Jorge Lorenzo ha renovado por Yamaha hasta 2014 y que el futuro de Ben Spies está en el aire. El piloto estadounidense ha afirmado que está en camino de renovar por Yamaha, pero no es algo ni mucho menos confirmado. Ante esto, habría que preguntarse si sería posible que Ben Spies ocupara una Yamaha satélite el año que viene para dejar paso a Rossi en la Yamaha oficial…o si sería Rossi el que se fuera a las Yamaha satélite, intercambiando sus papeles con un Cal Crutchlow al que Ducati quiere a toda costa.

Todo el párrafo anterior iría en el supuesto de que Valentino fuera a Yamaha, porque también podría compartir equipo con Cal Crutchlow en caso de quedarse en Ducati y salir Nicky Hayden.

El caso es que Valentino parece tener difícil hacerse con una moto de garantías y, sobre todo, de fábrica. Eso sí, como ya le dijeron en Honda, tiene las puertas abiertas a cualquiera de sus motos satélite.